Marzo, 19

“Hoy no importa lo que hagas,

ni cuantas copas te tomes.

Los zapatos que te pones,

tampoco el modo en el que bailas.

Ponte cómodo, ve descalzo,

todo tiene fin, se acaba.

Cuando acabe estaré sintiendo

tu aliento contra mi espalda.”

 

 

“La historia de esta aventura,

solo la hallo en mi memoria.

No la verás en los libros,

te la cuento, ponte cómoda.

 

Ven aquí, coge mi mano,

ten claro que,

en cualquier caso,

pasaremos a la historia.

Por ser dioses, ser escoria.

 

No más tener miedo al malo,

que esta vida es una noria,

que la vida no da palos,

que la vida es una sola.”

 

 

“Quiero estar contigo,

que me vuelvas primavera

y florecer por tu cuerpo,

como tierra de azucenas.

Que en mi pecho halles la puerta

que logre hacer salir tus miedos,

y que una vez sin ellos,

te desmontes pieza a pieza.

 

Echa sal en mis heridas,

hace tiempo están abiertas.

Necesito que las mires,

que las beses, que las quieras.

Hoy siénteme allí contigo,

siente con todas tus fuerzas,

como baja hacia el ombligo,

ese deseo que te quema.

Solo espero que no temas,

que quieras estar conmigo,

que dejes atrás las penas,

que seamos más que amigos.

 

Sígueme por la ciudad,

donde el frío ya no llega,

saltemos al lado oscuro,

quememos la primavera.

Siénteme, y conmigo, al viento,

derribemos nuestros muros.

¿Por qué no vivir el momento,

por qué no olvidar las penas?

Hoy vivamos el ahora,

el futuro nos espera,

hay más vida al otro lado,

en el lado que hoy nos toca.”

 

 

“Fin de las evocaciones,

ya no más complicaciones.

párate a mirar el mundo,

no cometas más errores.

Mira al cajero de enfrente,

en él veras a un hombre viejo.

No sabes como se llama,

se desdibuja entre la gente.

Mira de frente al espejo,

en él veras a un indecente,

Tu persona no es persona,

no tienes dos dedos de frente.

Deja de llorar por penas

que no tienen precedentes,

fíjate en el mal ajeno,

dales lo que ellos no tienen.

Hablemos de sus derechos,

a ellos no les pertenecen.

No hay derecho a ser persona,

y rechazar al diferente.

 

No es una piedra en el camino,

es intentar frenar al mar.

Si todo ya está perdido,

debe volver a empezar.

Reabrir las viejas heridas,

abrir las venas en canal.

Toda herida cicatriza,

pierdes el miedo a sangrar.

Grita, alza tu voz cual arma,

pues no hay bala que silencie

la verdad que guarda el alma.”

 

“Veo manos recorrer un cuerpo frío.

Éste aguarda en calma, sin hastío.

El fuego ayer marcó tu alma,

tu voz se pierde entre el gentío.

Un cristal raja tus venas,

tu corazón frena el latido.

Imposible matar a la muerte,

difícil vivir en pena.”

 

 

“Despierto solo y frío en esta habitación.

Preparo un café largo, y un vaso de ron.

Recuerdo tus palabras una y otra vez,

esperando que estés, cantando mi canción.

Abro los brazos, mano firme, loco el corazón,

 

Hoy busco tu mirada en un viejo cajón,

Siempre toqué una mano que jamás me halló

Y solo sé que hoy no, siempre supe que no

 

No beberás más de la boca que tu sed sació,

no busques remordimiento, ni compasión,

te he buscado en cada risa y en cada mirada.

Entiendo que me engañé idealizando a los dos.

Yo tampoco fui del todo bueno,

Reconozco que soy corazón,

que soy carne, que soy hueso

Sabes que lo siento, esto es lo que pienso.

 

No hallarás mi cuerpo sobre tu colchón,

No sentirás el tacto de mi piel en tu piel,

No volverás a deshacerme con tu hiel,

No sentirás latir por ti mi corazón.”

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s