Junio, 30

“Dejé las barricadas.

No eras tú mi guerra.

Curé mis heridas.

Tiré mi bandera.

Di la espalda al miedo.

Me quemé al jugar con fuego,

Ya no hay miedo a salir fuera.

Hoy el mundo me pertenece.

 

Sólo queda tu recuerdo

que vaga por mi cerebro,

y al vagar desaparece,

como una reminiscencia.

El vibrar de aquella cuerda,

la guitarra que me encierra

consumiendo mi paciencia.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s