Junio, 30

“Dejé las barricadas.

No eras tú mi guerra.

Curé mis heridas.

Tiré mi bandera.

Di la espalda al miedo.

Me quemé al jugar con fuego,

Ya no hay miedo a salir fuera.

Hoy el mundo me pertenece.

Sólo queda tu recuerdo

que vaga por mi cerebro

y, al vagar, desaparece,

como una reminiscencia.

El vibrar de aquella cuerda,

la guitarra que me encierra

consumiendo mi paciencia.”

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s