Agosto, 2

“Siempre te espero yo.

Siempre estoy a tu vera.

Cuando pasé el ciclón

y llegue la primavera

yo bailaré a tu son,

al son de tus caderas.

Bailaré la canción.

La canción que tus dedos

hacen cuando me tocas,

cuando yo toco el cielo,

pues tú me desembocas,

pues por tí yo me muero.

 

Me muero por tus labios,

guardianes de tus besos,

que me quitan la vida.

Cuando los veo, los quiero.

Y los quiero muy cerca.

Yo los quiero en mi cuello.

 

Para ir de vuelta al cielo,

al cielo que me quitas

cada vez que te veo,

esto es lo que deseo.

Lo que yo siempre callo,

porque si canto, miento.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s