Agosto, 3

“La noche me recuerda a ti.

Posee la oscuridad de tu piel

y la luz que se rompe con tu mirada.

Una sonrisa que me impide estar de pie,

se encuentra plena de joyas de marfil.

Las estrellas me llevaron a tus lunares,

por los que más de un par de noches perdí.

 

Aunque también las perderé por tu mirada

y las pierdo siempre cuando pienso en tí.

Siento que tú nunca has sentido nada,

y me convenzo pensando que algún día sí.

 

Pues no me besarías como me besabas,

pues aquel beso en mi mejilla no pedí.

Y es que no eran tus besos apasionados

por los que hasta mi cabeza vi perder.

 

Fue aquel beso, el único ni robado

ni advertido, el que me dejó marcado.

El que aun sigo recordando

justo antes de dormir.”

 

 

“Me arrancaré los ojos

para no mirarte.

Perderé los oídos,

¿para qué escucharte?

 

Tú me miras siempre a gritos,

porque yo soy un desastre.

Perforaré mis tímpanos,

para no poder escucharte.

 

Pienso de mi piel borrarte

y, así, olvidar tus recuerdos.

Me traiciona el subconsciente

al recordar aquellos besos,

como tocabas mi cuerpo.

 

Me voy a cortar las manos,

venceré mis ganas de mirarte.

Me cortaré hasta la cabeza,

Para ya no más pensarte.

 

¿Y qué más me da morir?

Si pensarte es matarme.

¿Que más me da morir?

Si tan sólo soy del aire.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s