Agosto, 10

“¡Oh, cerveza!

Bebida propia de dioses.

Cortas mis alabaciones

a tu sabor bien fresquita.

Mejor remedio a los males

pues sed y hambre combates

si la acompañas de boquerones

o de unas patatas fritas.

 

¡Oh, cerveza!

Allí donde te mencione

nunca a nadie encontraré

que no te llame maravilla.

Si tienes nervios o resaca

nada más te tranquiliza

que tomarte un bocadillo,

y una buena cervecita.”

 

 

“Algún día, las lágrimas

mojarán vuestro rostro.

Y yo ya no estaré.

Y te compadecerás.

 

Y lo harás sin saber que

no hay peor forma de morir,

que envenenao’ de soledad.

 

Siendo privado del antídoto,

aún pidiéndotelo a gritos,

pronosticó su propio fin.

 

Sin llegar a sus oídos,

perdiéndose tus lamentos,

mientras te pierden a ti.”

 

 

“Necesito sangre fresca

y que lleguen aires nuevos.

Que despejen mis ideas,

que despeinen mis cabellos.

 

Y en su son encontrar paz,

y volver a ser de nuevo.

Deconstruyendo mis ideas,

renovaré mis pensamientos.

 

Acabaré con estas dudas

que se adueñan de mi sueño.

Que devoran madrugadas,

que las llenan de torturas.

 

Que me hacen desear la fuga

en la luz de la mañana.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s