Agosto, 5

“La sed que siento he de saciar

bebiendo de nuevo el néctar de tu boca.

Es la más dulce miel jamás creada,

deleite que a la más cuerda vuelve loca.

Veo tus labios y mi mente se congela,

mi pulso se detiene, se pierde mi mirada.

Son fetiche, como una fruta prohibida,

siendo así esta la más dulce y deseada.

 

Sin dudarlo una vez más la probaría,

aunque cientos de veces me arrepintiera.

Pues siempre tendré sed de aquellos labios,

pues jamás me saciaré de tu mirada.”

 

 

“Tengo miedo a que me cojas de la mano,

por si nos ven los que nos juzgan y sentencian.

Tengo miedo a rodearme por tu abrazo,

por si aquellos nos condenan sin conciencia.

 

Me encantaría abrazarte y comerte a besos,

pero no debo, sería arriesgar demasiado.

Me avergüenza la sociedad en que vivimos,

pues querer se ha convertido en algo extraño.

 

¿Dónde quedan los valores que defiendes?

Oculto tras tu máscara de progresista.

Sigue gritando por tu lucha, la bien vista,

mientras ocultas los dogmas del patriarcado.

 

Párate a reflexionar por un instante,

Piensa en tu vecino, en el que llamas “mariquita”.

Te burlas de él, tú eres quien le llama cobarde,

mientras le agredes, respaldado en tu pandilla.

 

No hay problema en que sea afeminado,

Tampoco en que se acueste con quien quiera,

no hace daño a nadie amando a su manera,

mas tú sí con tu juicio indiscriminado.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s