Septiembre, 4

“Yo solo quiero estar contigo.

Perderme, y hacerlo contigo.

Equivocarme de respuesta.

Alejarme del camino.

Que lleguemos a un rincón

y ese rincón sea el nuestro.

Un rincón donde comernos,

Rincón al que llamar casa.

 

Un sitio oscuro en el que fundirnos

y confundirnos con las sombras,

y que las sombras nos confundan.

 

Que al fin en él nos confundamos

y pueda decirte que te quiero

olvidando el miedo al miedo.

 

Moriré buscando ese rincón,

Y estoy seguro de que justo

antes de morirme me dirás:

Siempre has sido mi rincón.

 

Y es que tu piel sabe a hogar

y tus besos a la miel más dulce.

Tus brazos, mi único refugio.

Tus ojos con cielo se funden.”

 

 

“Toma mi mano ahora

y recorre mis brazos

con las tuyas.

 

Besa mis hombros con tus labios.

Siento tu aliento en mis oídos.

Funde al fin tu boca con la mía,

anhelo el sabor de tus besos.

 

Que me des de beber tu saliva.

Quítame la camiseta,

Mientras te quito la camisa,

Quiero perderme en el monte.

 

En el monte que es tu pecho,

pasear mi lengua por tu ombligo.

No te quites los zapatos,

follemos con deportivas.

 

Bajarte los pantalones.

Ver como tu cara cambia.

Ese es mi placer oculto.

Tus jadeos, tus miradas.”

 

 

Volveré…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s